FUNDACIÓN VENEZUELA, ONG

HISTORIA, ARTE, DEBATE

UN 28 DE SEPTIEMBRE MUERE...don Rómulo Betancourt

RÓMULO BETANCOURT (1908 ..19819)

Hoy 28 de Septiembre de 2019 se conmemora el 38avo aniversario de la muerte del insigne venezolano don Rómulo Betancourt considerado el padre de la democracia moderna en Venezuela marcó con sus acciones y determinación una buena parte de la historia del siglo XX venezolano, ejemplo a seguir por su legado que no es mas ni menos que la instauración por primera vez y con largo aliento del único período realmente democrático que se ha vivido en Venezuela. L.S:B:



"Rómulo Ernesto Betancourt Bello (Guatire, Venezuela, 22 de febrero de 1908 - Nueva York, Estados Unidos, 28 de septiembre de 1981) fue un político y periodista venezolano. Presidente de Venezuela interino entre 1945 y 1948, y constitucional entre 1959 y 1964.

Rómulo Betancourt es reconocido como uno de los más importantes políticos venezolanos del siglo XX. Su participación dentro de la política venezolana comenzó en 1928. Como líder estudiantil, dirigió conjuntamente con otros destacados jóvenes de la época, la primera manifestación popular en contra de la dictadura de Juan Vicente Gómez. Betancourt fue uno de los más conocidos opositores clandestinos al gomecismo, condición que le costó el destierro del país hasta la muerte del dictador. Entre 1931 y 1935 fue miembro del Buró Político del Partido Comunista Costarricense. Posteriormente fue expulsado durante los gobiernos de Eleazar López Contreras y por los Gobiernos militares que tomaron el poder desde 1949 hasta 1958.

En 1941 fundó junto a otros destacados líderes de la izquierda política venezolana, el partido Acción Democrática que pronto se convirtió en el primer partido político del país en lo que resta de siglo." wikipedia

Páginas relacionadas:https://int.search.tb.ask.com/search/GGmain.jhtml?searchfor=ROMULO+BETANCOURT&enableSearch=true&rdrct=no&st=sb&tpr=omni&p2=%5EBSB%5Exdm903%5ELMESLA%5Eve&ptb=8C3EA8BC-0B22-4C55-A6F4-1AB82E4BE346&n=7858e87f&si=EAIaIQobChMIvffkyLXu5AIVBLztCh3LEgcuEAEYASAAEgJxF_D_BwE

Rómulo Betancourt

- 10Pensadores Ineludibles |

por Elías Pino Iturrieta


Puede parecer extravagante la inclusión de Rómulo Betancourt, un hombre de acción, en el repertorio de los pensadores ineludibles de Venezuela. Sin embargo, realiza la actividad de hombre público partiendo de una profunda reflexión sobre su sociedad, que aconseja incorporarlo en la nómina de quienes han hecho diagnósticos fundamentales para el entendimiento de la marcha del país.

Familiarizado con la investigación del pasado, con los ensayos de autores de su tiempo y con quienes escribieron sobre el bien común desde el siglo XVIII en Europa, América Latina y Estados Unidos, deja una obra escrita de gran importancia para nuestra contemporaneidad.

En su juventud se aproxima sin suerte a la literatura, para llamar la atención después como activista de la Federación de Estudiantes de Venezuela en 1928. Entonces conoce la cárcel por una conferencia que ofrece sobre temas de actualidad, y debe abandonar el país por sus relaciones con un fracasado golpe de Estado contra el régimen de Gómez. Incansable en el ostracismo, participa en México en la fundación del PRV, una bandería de izquierda opuesta a la dictadura.

En Costa Rica figura entre los líderes más activos del Partido Comunista. A partir de 1931, establecido en Colombia, funda ARDI y participa en la redacción de un documento de interés sobre las posibilidades políticas de entonces, conocido como Plan de Barranquilla. Desparecido el tirano, vuelve para fundar dos organizaciones pioneras del partidarismo apenas incipiente: ORVE y PDN. De nuevo a la fuerza, marcha hacia el extranjero y se relaciona con los socialistas de Chile.

Al regreso logra su creación esencial, Acción Democrática, el partido político fundamental del siglo XX venezolano. Y promueve la candidatura simbólica de Rómulo Gallegos a la presidencia de la república. La nominación del célebre escritor y la participación en los contados procesos electorales que entonces se realizan fortalecen el arraigo de la organización recién fundada, motivo que lo convierte en parte de un exitoso golpe contra el gobierno del presidente Medina Angarita.

Entre 1945 y 1947 es presidente de la Junta Cívico Militar, que inicia la renovación de la sociedad en un ambiente de controversia y participación popular. En noviembre de 1948 triunfa una militarada contra Gallegos, recientemente escogido como presidente constitucional en elección clamorosa; y debe marchar a otro exilio que se prolonga hasta 1958. A partir de tal año y hasta 1963, es presidente de la república en un período convulso que puede superar. En 1960 sufre un atentado con explosivos que quema de gravedad una parte de su cuerpo, pero sobrevive.

Editorialista de El País, periódico de su partido, ofrece textos diarios a los lectores entre 1944 y 1945. Venezuela, política y petróleo es su libro fundamental, cuya primera edición es de 1956 y más tarde circula con reformas de contenido. También destacan entre sus obras: Con quién estamos y contra quién estamos, Una república en venta, Posición y doctrina, La segunda independencia de Venezuela y América Latina, democracia e integración. La fundación que lleva su nombre ha publicado una copiosa colección de su epistolario, con las anotaciones de rigor.

De todas las creaciones de Betancourt debe destacarse la fundación de un partido político de masas, partiendo de lo que existía desde el siglo XIX en la administración del bien común.

Desecha la idea marxista de una organización sin vínculos con la realidad, o dispuesta a imponer una receta que la cubra y modifique, para pensar en un proceso de aglutinación que desemboque en un domicilio capaz de incluir a obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales, comerciantes, propietarios e industriales medianos y pequeños.

Si se considera que no existe experiencia en la arquitectura de banderías como la que planea, es un portento que no desestime la heterogeneidad de la sociedad cuya reforma procura y desemboque en la puesta en marcha de un movimiento capaz de iniciar un proceso de renovación que logra influencia duradera. Se puede hablar de la existencia de un abismo en el entendimiento de la colectividad y en la valoración del papel de las masas, debido a la idea que impone a partir de los años treinta del siglo XX de lo que debe ser un partido político y de cuál será su propósito. Tal idea conduce a una percepción distinta del papel de las élites, de la virtud en el trabajo de los líderes políticos y de la evolución de las masas en sus posibilidades de control de las decisiones dentro y fuera de los partidos establecidos después del gomecismo.

Si estamos ante la concreción de un pensamiento que hasta entonces ha brillado por su ausencia, o ha sido intermitente, su trascendencia se agiganta debido a que lo piensa una figura del poder, o con aspiraciones de controlarlo, como camino para la modernización de la sociedad, en términos generales. Pero también en el entendimiento particular de la riqueza petrolera y de su renta como palanca de trasformación en áreas como la educación, la salud pública, la alimentación, la propiedad agraria, la libertad de expresión y las comunicaciones.

Un conjunto de consideraciones tan ambicioso apenas se había abocetado en las tres primeras décadas de la centuria, lo cual permite afirmar que, debido a su impacto, suceden cambios profundos en la sociedad cuando toman el mando el dirigente y su partido.

El hecho de que el vecindario latinoamericano formara parte de las preocupaciones le da mayor proyección, especialmente en el empeño de crear frentes comunes en defensa de la democracia representativa y en la liquidación de los regímenes autoritarios de derecha e izquierda.

Como escribimos sobre un gigante de la política, el esbozo que se ha presentado de su pensamiento está sujeto a controversia. Más todavía en la actualidad, cuando se han sometido a crítica demoledora las ejecutorias de la democracia de la cual fue promotor. Si nos alejamos de los campos de batalla y hacemos un alto en las bibliotecas, manarán evidencias de sobra en torno a la magnitud de su legado intelectual.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado