FUNDACIÓN VENEZUELA, ONG

HISTORIA, ARTE, DEBATE

ADELANTE A LUCHAR MILICIANOS...AD a sus 79 años

:AD Y SUS 79 AÑOS

HUGO ARIAS

El Partido Acción Democrática fue constituido como organización política un 11 de mayo, en la Casa del Maestro Rómulo Gallegos, legalizado el 29 de julio y su primer acto público celebrado el 13 de septiembre, todos estos eventos en el año 1941, de allí que el próximo domingo estará cumpliendo 79 años de actividades a favor del pueblo venezolano, casi todos sus fundadores pertenecían a la generación del 28. A los 4 años


se convierte en el principal partido político de la Revolución de Octubre, con 6 años de edad gana en elecciones libres, universales, directas y secretas la Presidencia de la República, a los 7 un golpe militar le expulsa del Gobierno y va a la clandestinidad que se prolonga por casi 10 años. Lo anterior se cuenta fácil, rápido y sencillo como parte de la historia política Venezolana; la pregunta obligada es ¿quiénes eran esos líderes y de donde salieron?. Los fundadores se formaron apadrinados por excelentes profesores en los liceos y universidades de la época, activos en la lectura de buenos libros y participantes en las luchas estudiantiles contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, Esos jóvenes no conocieron el miedo, su líder emblemático, Rómulo Betancourt, contaba para la fecha con 33 años y junto a Gallegos y Andrés Eloy Blanco eran de los más viejos del grupo. Alguien llego a decir de manera jocosa que los adeístas no necesitaban secretario juvenil en el partido porque casi todos los fundadores eran unos muchachos que no llegaban a los 30 años; por esa escuela política ha pasado lo más granado de la venezolanidad, en el decenio Perezjimenista el partido se agigantó, Resistió con valentía, en las horas difíciles, no se acobardo, esa sangre adeista regó el suelo de la patria buscando la libertad y la democracia, fueron muchos los gestos de valentía de esos jóvenes de la generación del 45 formados por los fundadores; eran idealistas, buscaban la Venezuela de sus sueños y esperanzas con futuro para sus descendientes, aprendieron a convivir y discutieron internamente sus ideas y principios con jóvenes ubicados en la corriente marxista del partido.

De regreso a la democracia el partido sufre tres fracturas importantes, pero esa generación del 45 y los que iniciaban la del 58, supieron defender con la valentía heredada de los fundadores, el valor de la social democracia, y con una base bien documentada e informada, la recuperación fue rápida. Ganaron y perdieron elecciones, dejaron una huella de progreso que es imborrable. En lo interno se cometieron errores, la ambición desmedida y sin credenciales creó conflictos que abrieron las puertas al analfabetismo funcional para su ascenso a los cuadros de dirección, teniendo actualmente la organización dos directivas, dos direcciones, una sola militancia y cero democracia interna, ubicándola en contradicción con el propósito, la razón y el sentido que le dieron los fundadores al momento del nacimiento.

.De esa vieja escuela política nació el interés en otros muchos jóvenes de crear organizaciones contrapuestas a la Socialdemocracia en el terreno de las ideas, allí bebieron de su sabia brillantes pensadores que siempre antepusieron el interés colectivo al personal, no se militaba en un partido buscando figuración pública o política, se era afiliado por convicción y no por condición ni retribución.

Hoy la escuela de la política decente pasa por momentos difíciles, aspiramos resurja como el ave fénix, Dios permita que la sapiencia política de Betancourt, Caldera, Jóvito y Gustavo Machado, por solo nombrar cuatro, sea asimilada y aplicada por los jóvenes de hoy en la búsqueda de una salida a la grave crisis venezolana, No dejen que la inteligencia se trastoque por la prepotencia y la ambición, el conocimiento es de todos y nadie es dueño del saber, ni tampoco hay investidos con ropaje divino y mandato sobrenatural, Venezuela no se arrodilla ante nadie y menos ante aquellos que se consideran indispensables e imprescindibles.

Es bueno tomar del vino de la humildad para aprender que la soberbia no es buena compañera, que un abrazo y un saludo te agiganta. Entendamos que todos somos iguales y Venezuela nos necesita unidos. Es necesario comprender que un Partido es para organizar y educar al pueblo ayudándolo a interpretar mejor la realidad, y no para buscar recompensa o vender la conciencia por un plato de lentejas, recordar que el buen político está al servicio del colectivo y no el colectivo al servicio del político. El futuro de Venezuela siempre estará en las manos de sus jóvenes, si evocando al Andrés Eloy de 1936 se deciden a quitarle a muchos políticos actuales “los grillos de la cabeza porque la ignorancia es el camino de la tiranía”



No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado